miércoles, 18 de marzo de 2009

Lily Allen confesó que le encanta salir de noche y cometer algunos excesos En el 2006 y con solo 21 años, la cantante sorprendió al mundo con el tema



Lily Allen confesó que le encanta salir de noche y cometer algunos excesos
En el 2006 y con solo 21 años, la cantante sorprendió al mundo con el tema Smile ( Sonrisa ) que la llevó al primer lugar en su país y la presentó al resto del planeta. Tres años después, la artista regresa con su segundo álbum llamado It’s Not Me, It’s You y todo apunta a que la historia se repetirá. Lea sus confesiones y vea galería de fotos.

El sarcasmo del título ( No soy yo, sos vos ) no es casualidad, ya que todo el álbum está lleno de reflexiones y comentarios directos sobre la vida moderna, desde los ojos de la talentosa artista de 23 años.

El álbum debutó en el primer lugar de la lista inglesa, mientras que el primer sencillo, The Fear, se encontraba al mismo tiempo en la posición de privilegio de las canciones más populares de ese país.

El nuevo álbum muestra un lado más maduro de la cantautora, quien también ha dado de que hablar en el Reino Unido por sus constantes salidas nocturnas.

De hecho, muchos pusieron en tela de duda que Allen fuera capaz de igualar el éxito de su primer álbum Alright, Still luego de ser fotografiada en actitud parrandera en varios lugares de Londres.


Respuesta. Sin embargo, todos sus detractores han tenido que morderse los labios luego de que su nuevo trabajo, aparte de recibir excelentes críticas, triunfara en las listas de ventas en varios países.

Además del ya mencionado primer lugar en su país natal, el nuevo disco también alcanzó el primer lugar en naciones como Austria y Canadá y se colocó en el top 5 en Irlanda, Bélgica y Estados Unidos.

Entre los elogios que ha recibido el trabajo destacan la habilidad de Allen y su productor Greg Kurstin para lograr un sonido más ecléctico sin sacrificar lo contagioso de sus melodías.

Por ejemplo, la revista Rolling Stone afirmó en su crítica que cualquiera de las doce piezas del disco tiene el potencial de ser sencillo.

Las temáticas del álbum son muy diversas y le aportan sustancia a una música que de primera entrada puede sonar hasta infantil.

Allen es de esas vocalistas que, más que cantar, cuentan historias y lo hacen por medio de la música. Todas las letras de los temas incluidos en el álbum fueron escritas por ella misma.

Y por si fuera poco, la música también es de ella y de Kurstin, quien ha trabajado con figuras de la talla de Nelly Furtado, Kylie Minogue, Sophie Ellis-Bextor, Red Hot Chili Peppers y Britney Spears.

Kurstin también ha compartido su talento con algunas figuras latinoamericanas como la cantante mexicana Belinda (en el disco Utopía ) y el cantante colombiano Juanes (en el álbum Mi sangre ).

Las historias. En It’s Not Me, It’s You , la joven, de 23 años, habla desde como estamos programados para consumir, hasta la obsesión moderna por las celebridades, y hasta le dedica el tema número ocho al expresidente de Estados Unidos, George W. Bush.

No obstante, la artista ha asegurado que la canción no es un ataque directo a ninguna persona, pese a que los primeros demos del tema que llegaron a Internet, tenían como título las siglas GWB .

También el contenido se vuelve más personal en temas como Chinese , uno de los cortes más atractivos del disco y en el que Allen demuestra su talento como compositora al tomar un hecho cotidiano como comprar comida para llevar y convertirlo en un himno de amor.

No todo es color de rosa, por ejemplo, en el corte Not Fair , el cual será el segundo sencillo a promocionar, la vocalista habla sobre su considerado novio, quien solo tiene un defecto: no se esfuerza en complacerla. Esa es su versión, pero quizás no sea él, tal vez sea ella.

No hay comentarios: