domingo, 15 de marzo de 2009

Cirio revela: “Tengo cola grande y sé cómo comer”Siempre bella y elegante, la modelo y empresaria, visitó a Chiche Gelblung donde se refirió al affair



Cirio revela: “Tengo cola grande y sé cómo comer”Siempre bella y elegante, la modelo y empresaria, visitó a Chiche Gelblung donde se refirió al affaire que la involucró con el Presidente de Paraguay Fernando Lugo. Prometió no meterse “en ningún quilombo más” y no dejó tema sin tocar, hasta las medidas de la ropa interior que más de uno quisiera al menos palpar.


A la cola, a la cola. A la de Jessica Cirio la quieren todos y hablan todos. Hasta ella que en Canal 26 develó medidas: usa talle 26, a veces 27. Bombachitas, obvio de marca y que ahora compra "acá" en Argentina, a la que sólo una le calza bien. "A las otras les tengo hacer una puntillita", devela.

Y amplía que tiene “cintura chica y cola grande” - eso ya lo sabemos – y de las nalgas se fue al estómago. “Sé como comer, me alimento bien, no como tortas, me cuido, tengo como cuatro kilos de cola. Y peso entre 52 y 55 kilos”, reveló.

“Con una rubia en el avión" podría cantar el Presidente de Paraguay Fernando Lugo, aunque su investidura y el recato de un ex obispo aún más, se lo impida. Entonces es ella quien con detalles irrelevantes va soltando ante un Chiche siempre incisivo prenda de “ese” encuentro en “un avión de alquiler” y no privado. Y de la que no recuerda si tenía turbina o hélice, que a quien le importa.

“No me voy a meter en ningún quilombo más”, promete tras una seguidilla de casos que la involucran con famosos o conocidos que por ejemplo en un caso puntual ya no pueden decir esta boca es mía y vivir para contarlo.

Tras la pausa de rigor, tanto Jessica como Chiche hicieron números sobre los gastos en viejes y eventos. Y de los números volvieron al affaire Cirio – y el ex hombre de la sotana.

“Me enteré después que había sido obispo, ni el nombre sabía”, pidió perdón la diosa al hablar acerca del mandatario guaraní .

Y de números, otra vez a contar billetes. Es que al ‘escándalo mediático”, como a todo lo que emprende, Jessica le sacó rédito: Una franquicia para colocar su spa en Paraguay.

A la cola, a la cola. Harán cola. Clientas y clientes no le van faltar.

No hay comentarios: